mayo 20, 2024

Por Alejandro Mungarro Daniels

Estamos a escasos días, o a meses, de que en Cajeme se dejen venir en cascada las precandidaturas a la Alcaldía del Municipio. Como ocurre siempre, varios personajes, entre hombres y quizá algunas mujeres, conformarán la lista de pretensos, varios de ellos lo harán a sabiendas de que solo contarán con sus aspiraciones, es decir no tendrán la mínima posibilidad de alcanzar su objetivo. Quizá esta sea una más de las ocurrencias de sus vidas, pues como dice Mateo en versículo 6.27 de las sagradas escrituras: ¿quién de vosotros podrá, congojándose, añadir a su estatura un codo?

Así pues, de los, las y “les”, que se acojan al llamado de querer sacrificarse y servir al pueblo de Cajeme por el breve tiempo de tres años, sabrán desde el momento que se sumen a la codiciada lista de aspirantes y estarán conscientes de las reales posibilidades con que cuentan para ganarse el premio mayor, o como otros dicen, ganarse la rifa del tigre.

Y sin embargo se moverán en pos de su gran objetivo.

Es común que independientemente de todos aquellos ciudadanos que por aspiraciones propias se consideren aptos para ello, o que representen intereses de grupos y corrientes políticas, también lo hagan miembros del cabildo en funciones o de algunos que ocupen puestos administrativos del mismo.

Es de observarse que durante los últimos 30 años, en las contiendas para obtener el fin deseado, es decir la Alcaldía, la participación de candidatos ha sido numerosa.

En la más reciente elección, de donde salió el representante de cabildo actual, independientemente de las contiendas internas en sus partidos, participaron 8 candidatos. Aparte de Javier Lamarque Cano, tres regidores en funciones de la administración de Sergio Pablos Mariscal, solicitaron permiso para contender por la Alcaldía: Rodrigo Bours Castelo, Gustavo Ignacio Almada Bórquez, y Rosendo Eliseo Arrayales; Orlando Salido Rivera provenía del Congreso del Estado, también estuvieron Efrén Sánchez Camacho y Ana Lilia Hernández López.

Lamarque Cano y Gustavo Ignacio Almada Bórquez estuvieron en su tercera ocasión en busca de la Alcaldía, con la diferencia que Lamarque Cano su récord marcaba una ganada y una pérdida; el récord de Almada Bórquez era de dos perdidas. Ambos ya con militancia en dos partidos diferentes.

Junto a las licencias de los regidores que fueron en busca de la Alcaldía se sumaron también la licencia de los ediles Carmen Susana Valenzuela Benítez, para buscar la candidatura a la Diputación Local por el Distrito XVI; Ana María Castro Monzón iría en busca de la diputación por el Distrito XVII.

En la hora de la verdad, es decir el día de las elecciones, la diferencia entre los votos obtenidos por el candidato ganador y quien tuvo menos fue abismal. Carlos Javier Lamarque Cano, MORENA, obtuvo 49,520 mientras que Ana Lilia Hernández López, Redes Sociales Progresistas, registró 716.

¿Quién de vosotros podrá, congojándose, añadir a su estatura un codo?

¿En verdad cada uno de los 8 candidatos tendría esperanzas firmes de ganar la elección?

Sin embargo, para las contiendas electorales en pos de la Alcaldía, en varias ocasiones se ha registrado un gran número de aspirantes, ejemplo: Sóstenes Valenzuela Miller, tutelado por el PRI, tuvo 7 adversarios, como se les llama ahora a los contrincantes, se alzó con la victoria al obtener 43,786 votos contra solo 123 del PRT.

Con Jesús Félix Holguín, aunque el número de votantes total fue mucho menor, también fueron 8 aspirantes, los mismos partidos políticos con diferentes personajes, él obtuvo 36,613 votos, representando el 70% de los sufragios emitidos, el candidato del PRT obtendría 253.

El mayor número de aspirantes a una elección municipal se dio para el periodo 1994-1997, la participación fue de nueve candidatos, donde resultó ganador Raúl Ayala Candelas. En las siguientes nueve elecciones, en cada una de ellas el número mínimo de participantes fue de cinco.

Javier Lamarque Cano para su primer mandato, al amparo del Partido de la Revolución Democrática ganó la elección teniendo 7 adversarios, él obtuvo 62,566 votos, contra 120 del PDM.

Anterior a esta etapa, hubo varias administraciones en donde solo se registró un postulante.

El total de candidatos habidos en las boletas electorales, en las últimas diez elecciones para la designación de alcalde, han sido 65, varios de ellos solo rebasaron los 400 votos, otros alcanzaron con serias dificultades los 300 y más de uno logró a duras penas alcanzar 200.

¿Cuantos candidatitos de éstos habrá para el ya próximo 2024?

En las últimas diez elecciones para designar al alcalde, del total de candidatos que fueron en esa aventura, varios de ellos han desaparecido de la escena política, de la misma manera ocurrió con algunos partidos políticos, y algo alarmante, en el transcurso de este tiempo, solo tres mujeres han estado en las boletas electorales. Dos de ellas no les alcanzaron los guarismos para ocupar una regiduría; la otra sí alcanzó a formar parte del cuerpo edilicio, abandonó el partido que la llevó a ocupar esa posición y después, dicen, tomó la sabia decisión de aliarse con los vencedores.