julio 24, 2024

  • La crisis hídrica en Norteamérica se agrava por el cambio climático, que ha reducido significativamente los niveles de agua en la región

Cd. de México (agencias).- En el contexto de la grave sequía que afecta a Norteamérica, Estados Unidos (EU) intensificó la presión sobre México para garantizar la entrega de agua desde el norte del país.

Cabe señalar que la crisis hídrica en Norteamérica se agrava por el cambio climático, que ha reducido significativamente los niveles de agua en la región.

—Acuerdos y presiones: la respuesta a la sequía

EU busca asegurar un suministro constante de agua, ya sea a través de acuerdos bilaterales que beneficien a ambos países o mediante presiones y demandas.

Por ejemplo, según la Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA) de México, Baja California dejará de recibir casi 500 millones de metros cúbicos de agua a través de la frontera durante tres años, a cambio de 65 millones de dólares que se destinarán a mejorar la infraestructura hidráulica.

Este acuerdo, formalizado en el Acta 330 de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), permite a EU utilizar el flujo del río Colorado en el estado de Colorado para la generación de energía, mientras que los agricultores del Valle Mexicali dejarán sus tierras en descanso durante 36 meses.

Cabe señalar que este es el tercer año consecutivo de recortes de agua del Colorado a México.

—Impacto de la sequía en México

México enfrenta una de las sequías más severas de las últimas décadas, afectando a los estados del norte.

Según Emiliano Ramírez Madrid, del grupo asesor Caintra de Nuevo León, la falta de agua en esta región genera pérdidas de aproximadamente 12 mil millones de pesos anuales, y afecta al 60% de los municipios del norte del País.

Además, 60 grandes reservas de agua están 25% por debajo de su nivel normal, lo que ha llevado a que 20 mil sinaloenses de una docena de municipios vivan en estado de emergencia.

—¿Por qué México debe entregar agua a Estados Unidos?

La raíz de estas exigencias se encuentra en el Tratado de Aguas de 1944, que regula el aprovechamiento de las aguas de los ríos Colorado, Bravo y Tijuana.

Según este tratado, México debe entregar anualmente 432 millones de metros cúbicos de agua del Río Bravo a EU, mientras que los estadounidenses deben proporcionar a a nuestro país mil 850 millones de metros cúbicos de agua del río Colorado.

Este tratado busca asegurar una distribución equitativa de los recursos hídricos transfronterizos, aunque en la práctica ha reflejado un desequilibrio en la asignación de estos recursos.

La sequía prolongada y el aumento en el consumo de agua han puesto en tensión este acuerdo, haciendo que el cumplimiento de los compromisos establecidos se vuelva cada vez más desafiante.

En ese sentido, la crisis hídrica en Norteamérica ha intensificado la presión de EU sobre México para garantizar la entrega de agua, en un contexto de acuerdos y compromisos históricos que buscan regular la distribución de recursos hídricos entre ambos países.

Con información de Dinero en Imagen | JM | Foto Cuartoscuro